CCU Argentina designó a Julio Freyre como el nuevo gerente general

CCU Argentina designó a Julio Freyre como el nuevo gerente general
Luego de 25 años en la empresa, Freyre asumirá este nuevo cargo en lugar de Fernando Sanchis, quien condujo la empresa desde 1995
Por iProfesional
03.08.2021 17.45hs Management

Con el objetivo de liderar la próxima etapa de crecimiento, Julio Freyre asume como gerente general de CCU Argentina, la compañía multinacional de bebidas multicategoría, que participa en los segmentos de Cervezas, Sidras, Vinos y Hard Seltzers en el país.

Con esta designación, Freyre reemplazará a Fernando Sanchis, quien condujo la empresa a partir del inicio de la operación en 1995 hasta julio de este año, y quien desde el Directorio continuará acompañando la dirección estratégica del negocio.

"Julio Freyre asumirá el puesto de gerente general para la compañía en Argentina, siguiendo la ruta estratégica definida para consolidar su participación en el mercado de bebidas, innovar en nuevas categorías, potenciar su capacidad productiva y promover la sustentabilidad como uno de los ejes de la gestión", detalló desde Santiago de Chile Patricio Jottar, CEO de CCU.

Con un profundo conocimiento de la industria de consumo masivo y amplia experiencia en el área de Finanzas Corporativas en un entorno de alta volatilidad macroeconómica, social y política, Freyre ha estado al frente de diversos procesos de M&A, reestructuración de costos, gastos y búsqueda de eficiencias para darle sustentabilidad al negocio en épocas de crisis, y tendrá el desafío de continuar con el desarrollo de los distintos negocios de bebidas de CCU en el país.

Cómo hizo CCU para ahorrar casi un 50% de agua

Lograron en los últimos 10 años reducir el consumo de agua en un 46%

La filial local de la empresa de capitales chilenos CCU, que fabrica en el país las cervezas Imperial, Heineken y Schneider entre otras marcas, consiguió utilizar 2.450 millones de litros de agua menos que hace una década.

Para tener una idea de qué implica ese ahorro de recursos, basta saber que es la cantidad de agua que consumen 37.400 personas en un año.

"Gracias a nuestro modelo de sustentabilidad, que tiene al agua como uno de sus pilares fundamentales, logramos en los últimos 10 años reducir el consumo en un 46%, con el objetivo de poder llegar a un 67% para el 2030", asegura Juan Pablo Barrale, gerente del área de Asuntos Corporativos de CCU Argentina.

Si bien la industria de las bebidas involucra el uso de agua en casi todos los procesos, en la empresa pusieron el foco en desarrollar e implementar estrategias y procedimientos que les permitan hacer un uso consciente y cuidado del recurso.

Esto fue acompañado de mecanismos y métodos de reutilización, tanto a nivel productivo como para enseñar e informar a los consumidores, clientes y proveedores, informa Economía Sustentable.

Menos es más

El uso más razonable del agua no implicó una merma en el negocio. Por el contrario, en este período maximizaron la elaboración e incrementaron las ventas.

Con sus marcas Heineken, Schneider, Imperial, Amstel, Budweiser y Miller, hoy detentan casi el 30% del segmento de cervezas argentino y producen 7 millones de hectolitros por año.

Un factor clave fue el crecimiento del consumo de cerveza en lata: en el proceso se ahorra un 60% del uso de agua respecto de la botella retornable y es muy eficiente.

"El trabajo a conciencia de nuestra gente en cada detalle de su trabajo resultó fundamental para lograr un uso responsable del recurso día a día", acota el vocero.

Dos estrategias con un mismo propósito: menos agua por litro de cerveza elaborado y mayor incentivo al consumo en latas, que demandan menos fluido en su etapa productiva. El ahorro entonces tiene que ver con todo el proceso de envasado, en particular con el lavado de las botellas y con el pasteurizado del producto.

Uno de los principales objetivos para este ejercicio es superar los litros producidos programados

Aunque también elaboran vinos y pisco en menor volumen, el consumo de agua al que hacían referencia en las metas 2020 era el de las plantas industriales cerveceras de Luján, Salta y Santa Fe, y para las de 2030 se suman las dos fábricas de sidras (Ciudadela y Allen) y los centros logísticos.

Los ahorros de consumos se logran a partir de varias iniciativas, como el cambio de equipos con nuevas tecnologías, pero la clave de la aceleración de las metas fue la implementación de TPM, un sistema de trabajo que persigue tener cero pérdidas.

A través de su implementación, operarios, supervisores y jefes detectan oportunidades en sus sectores y se modifican condiciones o conductas para ahorrar el recurso. Estas oportunidades pueden ser reparaciones, modificaciones de procesos, optimización y tratamiento del fluido, reúsos de corrientes, entre otras.

Uso, reúso y extracción de energía

"CCU persigue indicadores de clase mundial y en nuestras plantas cerveceras los indicadores de consumo de agua se acercan entre 85-90%, si tomamos las referencias de benchmark de 3,2 hl/hl", explica Barrale.

Pero no sólo se busca la disminución del uso en la producción, antes de considerar una corriente como efluente el agua es analizada para reúsos en otros procesos, incluso para extraerle energía si se trata del líquido caliente. Además tienen mesas de trabajo con los proveedores donde este tema ya es parte de la agenda y en breve esperan tener resultados positivos, explica Economía Sustentable.

En la empresa tienen buenas perspectivas para el negocio y en 2021 esperan registrar valores de facturación similares a los del año pasado.

En cualquier caso uno de los principales objetivos para este ejercicio es superar los litros producidos programados. Saben que el mercado cervecero local es maduro y tiene mucho potencial de crecimiento aún (en la Argentina el consumo llega a 42 litros por persona al año), más si se lo compara con otros países del cono sur.

Por eso apuestan a seguir invirtiendo, como los US$ 57 millones que destinaron para el bienio 2020/21 en su planta de Luján, con el objetivo de ampliar su capacidad productiva y con criterios ambientales en la adquisición de nuevos equipos.

Sin embargo, recuerdan que las restricciones de la pandemia afectaron los principales momentos de consumo: experiencias sociales, bares y restaurantes se vieron restringidos y también las ventas de cerveza en general.

Temas relacionados