Cuánto cuesta un tratamiento de conducto sin reintegro en Argentina 2021

Cuánto cuesta un tratamiento de conducto sin reintegro en Argentina 2021
El tratamiento de conducto, también llamado endodoncia, es un conjunto de procedimientos para tratar problemas del tejido pulpar blando
Por iProfesional
12.06.2021 08.19hs Actualidad

El tratamiento de conducto, también denominado endodoncia ("endo": dentro; "doncia": diente), es un conjunto de procedimientos que están diseñados para tratar problemas del tejido pulpar blando.

Este tejido es el que contiene los nervios y vasos sanguíneos dentro del diente. Si bien se suele pensar que es un tratamiento extremadamente doloroso, en la mayoría de los casos el procedimiento no es más incómodo que la colocación de un empaste.

En realidad, el tratamiento de conducto es una de las formas más efectivas de aliviar algunos dolores de muelas, que muchas veces resulta insoportable para quien lo padece y es muy difícil aliviar al paciente.

Cuánto cuesta un tratamiento de conducto sin reintegro en Argentina 2021

El costo del tratamiento de conducto puede variar de acuerdo a algunos factores, como el profesional que lo haga, la clínica u otros elementos.

Para responder cuánto cuesta un tratamiento de conducto sin reintegro en Argentina en 2021 es posible decir que el promedio está entre los $5.500 y $9.500, dependiendo del profesional y la zona.

Este es el valor que se puede encontrar cuando se hace la búsqueda de cuánto cuesta un tratamiento de conducto sin reintegro en Argentina 2021. Asimismo, los profesionales de la Odontología coinciden en que este es el valor promedio del procedimiento. 

De todos modos, se acoseja consultar específicamente para saber cuánto cuesta un tratamiento de conducto sin reintegro, es decir, hacer una visita a un especialista, someterse a una examinación y que sea el experto quien determine el tratamiento necesario y el valor preciso. 

Cómo cuidar la salud budocental después de un tratamiento de conducto

Para mantener la integridad del material colocado luego de haber hecho el tratamiento de conducto, los expertos recomientan evitar masticar alimentos duros.

A su vez, se recomienda asistir lo antes posible a una nueva consulta para poder continuar con el tratamiento restaurador.

Si su endodoncista le indicó que el material de selle más externo es temporal, no deben pasar más de 15 días entre la finalización del tratamiento de conductos y la colocación de un material permanente.

Es importante saber que cuando se averigua cuánto cuesta un tratamiento de conducto sin reintegro en Argentina, los costos de evaluación y atención posteriores no están incluídos, o al menos no en todos los casos. Por eso, se aconseja siempre consultar, de modo que se pueda saber el valor preciso de todo. 

Una restauración tardía puede llevar a la recontaminación de los conductos y la fractura del diente, no teniendo más salida que su extracción. Con un adecuado cubrimiento, el diente con tratamiento de conducto puede durar muchos años más, y ese es el objetivo del enfoque integral brindado entre la endodoncista y los prostodoncistas.

Por otro lado, se aconseja mantener una excelente higiene oral, ya que el hecho de que el diente ya no tenga tejido pulpar no evita que puedan aparecer caries posteriormente.

Es muy importante hacer revisiones clínicas cada 6 meses dado que en caso de que alguna patología se presente, ésta puede ser tratada al inicio y controlarse de manera más sencilla. 

En general, los expertos se focalizan siempre en prevenir. Una vez que se llega al tratamiento de conducto el problema ya está avanzado y es necesario curar, pero en forma posterior es posible evitar que aparezcan nuevas patologías o que empeore la recientemente tratada. 

Cómo funciona el tratamiento de conducto

El tratamiento de conducto es necesario cuando se produce una infección o una inflamación en el tejido pulpar del diente.

Cabe aclarar que el tejido pulpar consiste en vasos sanguíneos, tejido conectivo y células nerviosas. Aquí está la explicación del dolor: dado que el tejido pulpar tiene los nervios, así como vasos sanguíneos y tejido conectivo, es esperable que la inflamación o la infección duelan mucho y provoquen esa molestia tan difícil de soportar.

A su debido tiempo, el dolor puede desaparecer, al menos temporalmente. Sin embargo, sin tratamiento la infección seguirá ahí e incluso puede avanzar y empeorar progresivamente. Con el tiempo puede producir un absceso dental y hasta puede causar problemas sistémicos en otras partes del cuerpo.

Cuánto cuesta un tratamiento de conducto sin reintegro en Argentina en 2021
Cuánto cuesta un tratamiento de conducto sin reintegro en Argentina en 2021

Por qué el tratamiento de conducto es la solución

Es probable que los odontólogos estén cansados de escuchar frases como: "Prefiero arrancarme una muela antes que hacerme un tratamiento de conducto".

Esto puede parecer gracioso, pero posponer un tratamiento de endodoncia necesario no lo es. La idea de que un tratamiento de conducto siempre tiene complicaciones y dolor es un mito pasado de moda.

Es verdad que la infección y la inflamación de la pulpa del diente pueden ser muy dolorosas, pero se debe recordar que el tratamiento de conducto elimina el dolor intenso y no es la causa de ese dolor, a pesar de que pueda resultar molesto o doloroso.

Finalmente, es importante tener en cuenta que un diente natural que se salva mediante un tratamiento de conducto y restauración contribuye a evitar los problemas que se producen generalmente cuando los dientes se deben extraer.

¿Cuáles pueden ser esos problemas? La migración o desplazamiento del diente no deseado, que puede provocar problemas para masticar; la necesidad de colocación de un puente o de un implante dental, que puede ser más costoso y complicado; e incluso la pérdida eventual de la estructura ósea del área del diente faltante.

Cuánto cuesta un tratamiento de conducto sin reintegro en Argentina: por qué es necesario hacerlo
Cuánto cuesta un tratamiento de conducto sin reintegro en Argentina: por qué es necesario hacerlo

Las causas del problema

Los problemas del conducto radicular provienen de la infección e inflamación del tejido pulpar del diente.

Una causa posible de infección es la caries profunda. Las caries no tratadas permiten que las bacterias sigan su camino hacia el centro del diente, donde pueden infectar el tejido pulpar.

Los dientes quebrados o astillados son otro camino de ingreso por el cual las bacterias pueden entrar en contacto con la pulpa. Cualquier abertura en la capa protectora del esmalte puede permitir que las bacterias lleguen a la pulpa del diente.

Los traumatismos dentales (aquellos que se producen cuando se practica un deporte o por un accidente automovilístico, por ejemplo) son una de las causas principales de daño al tejido pulpar. En este caso, es fundamental consultar al dentista de inmediato, con el objetivo de tratar de salvar el diente y evitar futuros problemas.

En algunos casos, un trabajo dental extenso en sí puede comprometer el tejido pulpar, al punto que necesitará tratamiento de conducto. Varios empastes o restauraciones en el mismo diente aumentan las posibilidades de este tipo de lesión. En algunas ocasiones, los procedimientos comunes como la preparación de coronas o la ortodoncia pueden provocar problemas en el conducto radicular.

Las etapas del proceso

Si a través de un análisis, el dentista puede determinar que el paciente necesita un tratamiento de conducto, se recomienda no preocuparse.

El tratamiento de conducto es uno de los procedimientos más habituales y eficaces de toda la variedad de tratamientos dentales y se puede hacer en una sola visita.

El proceso del tratamiento de conducto en general comienza de la misma forma que un empaste y sin mayores molestias: se administra anestesia local para dormir el diente y el área a su alrededor. Para muchos pacientes, lo peor ya terminó, aunque hay muchos que indican que el dolor continúa y que el procedimiento resulta difícil de soportar.

Luego, se realiza una pequeña abertura en la superficie del diente afectado para poder llegar a la cavidad pulpar y a los conductos radiculares. Se utilizan instrumentos diminutos, a veces con la ayuda de un microscopio, para extraer el tejido pulpar muerto o a punto de morir de los angostos canales internos.

La cavidad y los canales vacíos se limpian, desinfectan y se preparan para recibir el relleno hecho de material inerte y biocompatible. Finalmente, se usa cemento adhesivo para sellar la abertura del diente, y así evitar infecciones futuras.

Después del tratamiento de conducto, el diente puede tener un poco de sensibilidad o dolor durante unos días.

Los analgésicos de venta libre como el ibuprofeno son eficaces para aliviar las molestias, pero se pueden administrar medicamentos con receta si es necesario. Durante este período, probablemente sea mejor evitar morder fuerte sobre el diente afectado. No obstante, todos estos síntomas deberían ser temporales.

Para que el diente esté más protegido y se pueda recuperar totalmente, en general, se necesita una corona u otro tipo de restauración. La restauración puede realizarse de varias formas: con las tradicionales coronas de oro o con réplicas dentales hechas de material de alta tecnología del color del diente. En todos los casos, el paciente habrá hecho una inversión para conservar la salud dental en el futuro.

Signos y síntomas del problema

¿Cómo darse cuenta de que se necesita un tratamiento de conducto? A veces, es tan doloroso que es obvio. Si la persona siente una presión y un dolor grave y constante en la boca, una hinchazón notoria y sensibilidad extrema en las encías, entonces está claro que necesita una evaluación y un tratamiento de inmediato.

Otro síntoma que indica el daño del tejido pulpar es el dolor agudo al morder la comida. El dolor persistente después de consumir alimentos calientes o fríos es indicador de un posible problema. Si siente alguno de estos síntomas, tiene que examinarse lo antes posible.

Temas relacionados